la bruja más mala

Acá las letras de una que le gusta el viaje, los libros, las historias, Galeano y los cuentos (súper Rulfo); el mate, los malabares y la ropa....un viaje de una viajera incansable. No soy tan egocéntrica, pero no sé cómo hacer para que la foto salga más chica.

HOLA

Y es que dicen por ahí que las brujas son malas nomás por ser brujas y conocer los poderes escondidos de la naturaleza....Yo no sé si soy bruja pero me gusta la palabra, y como de palabras uno se hace la armonía de la vida, en la vida las palabras que uno se asigna le van sonando al universo como reales....Así que de mala tengo mucho, de bruja sólo sueños y de palabras todavía busco a aleph y el contenido màgico y secreto de cada una....

Datos personales

DF, Mexico
Solamente me gusta entenderme escribiendo, no sè si lo hago bien o mal, solamente soy yo.

ÉRICA, MIRANDA, Y YO

ÉRICA, MIRANDA, Y YO
En el sillón, haciendo pociones y risas, recuerdos de hermanas que se tejen una a la otra la sapiencia de la lejanía: pociones de amor.

viernes, 15 de mayo de 2009

Diario de una loca

Abandoné esta página por falta de ganas y porque las palabras se me escondieron. También porque no tenía expectativas y porque me habían roto el corazón. También porque el corazón lleno de golpes a veces se distrae, y prefiere hacer como que no duele.

Han pasado muchos días desde que Juan Pablo se fue. La emoción y la tristeza de aquel día ya pasaron, y me consolaron, los días que estuvieron, que afortunadamente pasaron todos en filita y sin descanso. Dejé pasar el tiempo, y dejé de esperar a que me llamara algún día, cosa que uno que vive en una casa de piedra jamás haría.

Total que me tuve que ajustar los hechos a la realidad, que no pareció cuento, y él se me olvidó: lo ví el otro día y careció de mi perspectiva anterior, creo que lo que buscaba antes no se parecía a él, pero yo a fuerzas quería verle la cara de lo que yo busco. Todavía no sé si tiene cara o nombre o si existe en esta vida. Todavía me creo los cuentos que me contaron y los que me cuento en la noche cuando camino en la oscuridad. Pero parece que por eso se llaman cuentos, porque pasan solamente cuando se cuentan.

Aunque, en contadas ocasiones, y por intervalos, los cuentos también se me acercan y me dejan vivirlos. Después de mi atronadora batalla contra el dolor lo conocí a Pedro, que se iba en un mes teníamos solamente treinta días de estar juntos y nada más. Nos dejamos ver un poco, nos dio tiempo para querernos, y para dejarnos ir, una mañana de invierno y ya.
El último día Priscila y yo lo dejamos atrás por la ventana de un taxi, y yo no lloré. Y tampoco lloré después.

Tampoco lloro ahora, al menos por él. Tampoco se me ocurre un cuento para contarme esta vez, porque Érica y Miranda ya no son amigas y yo me quedé en medio. Ya no le encuentro propósito a ser bruja y se me hace que mejor voy a serlo de incógnito. Se me hace, también, que este blog va a cambiar de nombre y de aventuras. Qué tal, que contándome la vida, aprenda yo a vivir en ella, y dejar que venga un príncipe, en su caballo alado y todo, a decirme sus palabras de amor.

Por Pedro, que fue el único que no ha gastado sus palabras. Por Pedro, que no me dijo nunca nada. Por Pedro, que lo único que me dejó fue su música y ya.



martes, 28 de octubre de 2008

Y volver volver volver

Todo empezó hace como dos semanas el día que Rodrigo nos dio deeksha: me entró por la cabeza y me sacó todo el mal humor guardado con los años. Esa noche me puse histérica y la llamada de Juan Pablo no entró. Acto seguido, o día mejor dicho, me fui a recuperar fuerzas a la casa de David porque no quería sentir que estaba entrando en una relación: error. Cae más pronto un hablador que un cojo.

En casa de David la noche estuvo llena de risas, Santa María, vino tinto, Raya que me hacía caras, Gaby, y unas amigas de él que se iban a la danza de la luna. Esa noche, con mi cabeza llena de existencias perdidas, al final me fui a la cama calientita de Juan Pablo, pensando en soledades inconsolables, creando también lo inevitable que vendría.

El sábado me convertí en un dragón de melena de todos colores y lo mío fue escupir fuego a todo ser que se me pusiera enfrente, incluyéndolo a Juan Pablo y a Natalia: ahí vino mi transformación. Es que de ser un ser común y corriente, me convertí en una que se tropezó de nuevo y con la misma piedra. Y es inevitable el llanto, y la desesperación de lo poco que aguantamos hoy la vida. De que no importa, tampoco, cuán yogui seas el miedo es el miedo.

Yo pataleé, lloré como nena, gruñí e incendié mi cuarto. Y nada funcionó: el domingo lo vi con una chica que no era yo y a comerme el pastel entero, y a seguir caminando porque no queda de otra, y a leer a Cortázar y su subte a media noche. Y respirar profundo porque si no, no sana el dolor. Y venir a dar clase con los ojos hinchados y decirles a los chicos que cómo creen que su maestra master de las brujas lloró, porque para eso hay hechizos, lo que pasa es que me entró una basurita en el ojo, y no sé cómo sacármela....

....Eso: basurita....que se recicle, que me deje de doler, que quien se acerque, sepa esto: que viajar y enloquecer y bailar y decir palabras sin fondo me encanta. Que odio que no se atreva la gente a pisar mi territorio, que solamente me muero de miedo, que hay que saber leer, las actitudes de una que como yo nunca se le fue lo niña. Que la basurita sí existe pero en mi alma, porque no se me sale, porque me equivoqué de nuevo, porque no paro de llorar.

Y para acabar: Raya me gusta un montón ¿Esto qué?

domingo, 25 de mayo de 2008

Ni de aquí y sobre ningún lado.

Éste es el cuento del niño que tenía los ojos en ningún lado. Miraba todo como todos pero sus ojos estaban situados en el lado que no es ninguno. Así que veía, además, todo lo que pertenece a ese lugar. Unos dicen que es nada, otros dicen que los ninguno tambien guardan secretos. Otros dicen que no le creen que vea a ningún lado ¿dónde queda ese lado? ¿En la orilla? ¿En el cielo? ¿En dónde?

Pero el niño no decía mucho. Solamente los ojos se le iban rascando un adentro muy profundo que no sabía dónde estaba, pero lo veía. Y no podía explicarlo ni decirlo porque hay cosas que se ven, pero que no tienen palabra.


Ahora me acuerdo, que una vez, con sonidos bien bajitos, nos dijo a todos que era lindo el aire, que tenía de colores el pensamiento. Nosotros nos quedamos muy callados, pero Elsa le respiró sus palabras y le dijo, qué lindo que es, yo también tengo de colores el pensamiento, como el aire. Nosotros seguimos muy callados, con las miradas tejidas a la burla y a ya saber que así era cada vez que el niño hablaba.
De regreso a mi casa, con los pies mojados por la lluvia de la tarde, me quité los zapatos también mojados; fui por una toalla calientita y me sequé los pies. Entonces me di cuenta que seguían húmedos, y cuando la humedad se fue seguían fríos ¿No es que ya estaban secos? ¿Por qué sigo sintiendo el agua, si ya no está? Con los ojos destejidos de la burla, me acerqué a mis pies, y quedito les dije: -Creo que ya sé cuál es ningún lado. No te hagas agua, que ya te vi que te gusta dejarnos el espíritu en la piel-.

viernes, 7 de marzo de 2008

Ahora que volví

Ayer me quedé sin casa. Ayer también recurrí a mi astucia y me fui a hacer malabares a un semáforo así por lo menos saco para los pasajes de hoy y mañana. Hoy voy a la danza, hoy es un día sagrado porque a la noche voy a volar, y porque este hoy de hoy me trajo un viento, además, que ya lo tenía olvidado y pude recordar, por fin, qué se siente recordar los días que tanto bien le hicieron a uno.
Hoy ya solamente tengo ganas de reírme de mí, y de pensar Mariel a veces es así, capaz es hora de llamarse por tu segundo nombre, capaz es hora de que de verdad abandones todo lo conocido, y recuerdes, lo mucho que te gusta descubrir y andar, y recordar, estas diez cosas para salir a andar.



1. El mercado de Río Lerma.

2. El árbol que está enfrente de la Academia Mexicana de la Lengua.

3. La banquita que está junto al lago de los patos en el parque México.

4. Los atardeceres en Bellas artes.

5. Los murales callejeros sobreconstituyentes.

6. Los puestos de jugos.

7. El puesto de las yerberas de la calle de Uruguay, en la esquina antes de llegar al mercado del artesano.

lunes, 14 de enero de 2008

MIS VIAJES 1

Me acuerdo cuando los hombres éramos de carne hueso y sangre. De elementos que se hacían polvo como el polvo de estrellas cuando explotan y jalan vida. Los hombres éramos de moléculas estables.

Me acuerdo que la respiración era de aire y que el agua era azul como el color. Y el cielo también.
Después de que nacieron mis nietos ahora los hombres no somos solamente hombres. Y para los que vimos el cambio duele mucho porque la transición fue dura y porque nosotros nacimos con muchos colores distintos en el mundo. Antes nomás humanos: hombres con mujeres y los hijos que nos nacían. Después la vida comenzó a buscar sus propios caminos y nacieron los que se llaman tercer sexo: los que nacen de hombre con hombre y los que nacen de mujer con mujer. Ahora hay humanos que nacen con cuerpos disintos y nuevos, pero de pura carne todavía. Y hay también los máquina que no les gusta que les llamen así porque algunos humanos de carne ya son máquina también.
El mundo ha cambiado. No se acaba. La memoria se está perdiendo. Se está haciendo muy ancha para alcanzarla.
Si yo escribo este sumario de especie y de su evolución es porque la letra es el único recuerdo de cuando yo era hombre. Es que yo también me estoy haciendo máquina, aunque yo haya nacido humano de hombre y mujer.
Nos van ganando la partida de a poquito y el mundo se va haciendo de fierro y de metal. De colores grises que parecen naturales. Ya hasta los árboles se volvieron como azules de sus hojas. Es la naturaleza de ahora. Una diferente, no la que yo conocí cuando lo conocí al mundo.

Comenzó me acuerdo con la llamada era digital, o es más ahora que lo pienso me parece que inició desde que el hombre se dio cuenta de que podía manipular la naturaleza a su favor. Y hacer a su favor cualquier viento para que no le trajera la destrucción. Y continuar, a como diera lugar, pero seguir vivos, aunque ahora ya hasta las palabras volvieron a cambiar y vivo significa enfermedad. Pero yo todavía hablo en lengua antigua, todavía sé lo que es pronunciarlas a las palabras de cara a cara y con uno mismo.

El quinto de los cantos viento (fragmento).

lunes, 7 de enero de 2008

me pasa que cuando no leo nada me cuesta imaginar, pero me pasa tambien cuando leo demasiado. Por eso me agarran periodos de nada-mucho-desecho: o sea no leo-leo-escribo.

jueves, 3 de enero de 2008

OTRA VEZ, COLGUÉ EL MANDIL.

Regresé de improviso porque mi vida es un improviso. De imoviso cambio de trabajo, de vida, de tierra y de amor. De repente me da por esto o por lo que sea, nunca se sabe. Improviso y de repente son sinónimos.


Improviso palabras y situaciones; miradas, comidas y muchas cosas: soy una inventora diaria de mi vida, no le creo a la palabra perpetuidad.
Me aburre el mismo trabajo un año entero con solamente siete días de vacaciones, será que por eso sigo siendo medio paria social, y a mi edad no gozo de una posición económica que me permita desenvolverme, precisamente, como mi edad lo solicitaría. Es más, este blog es también una improvisación, porque no tiene un tema en específico y solamente escribo lo que me sale del improviso de un de repente de letras.
No hablo de libros, de ciencia, ni de chistes o de algo que pueda divertir a la gente. Solamente me escribo palabras que me interesan y que me salen en un día así haciéndola de a recepcionista en un hospital todo fresa de nuestra inmensa ciudad mexicana. Un nuevo ensayo de mi vida. Una improvisación más.

Me acuerdo de América, que un día era payaso, al siguiente actriz, otro día cocinera y después la veías en los anuncios de la Lotería Nacional. A veces se hacía la que estudiaba filosofia, otras organizaba reuniones literarias y después estaba en un curso de enfermería. A veces vivía en la Roma, otras por Copilco y después por ahí. Yo siempre le hacía burla tipo"cuando yo era policía" "cuando yo trabajaba en la NASA" y cosas así que ahora me hacen pensar más en mí que en ella. Es que en la época en que la veía mucho a América yo solamente tenía algunas actividades que si bien eran algunas muchas, tampoco se podían aplicar los chistes tipo NASA sobre mi persona. Pero ahora, en este ahora que ya sumé años, creo que emulo a mi buena América: soy y he sido malabarista, cuentista, mesera, profe de español, alumna, autodidacta según yo; hago yoga, danzo volando, practico cocinando, hago artesanías, faldas y cojines, trabajé un poquito en una veterinaria, en sensorama, también haciendo corrección de estilo, hacía masajes y empecé acupuntura, estuve en bares de mala muerte y unos bastante bien, alguna vez me improvisé pintura de muebles, me titulé y toda la cosa y ahora estoy de a recepcionista... de vez en cuando me agarro una mochila y me voy a lugarear lugares por los ahí del mundo.

Pero creo que los improvisos no solamente se los inventa uno sino que a eso que llamamos destino también le da por improvisar, como que a veces no se acuerda de lo que tiene pendiente y de repente lo trae a la vida de uno como si fuera lo más normal que se te despareciera tu amigo o que a tu tía le caiga un poste justo cuando se va de vacaciones a Florencia. A eso también se le llama improvisación. O ironía. Pero estoy segura de que el destino improvisa el destino también, por eso estoy de nuevo aquí, por puritito improviso de la vida.


Y como de repente llegué, de repente volví a ser mesera pero por poquito porque de repente salió otro trabajo más.

Ayer de nuevo colgué el mandil, pero esta vez menos cansada y más feliz de haberme encontrado otra vez con todas las chicas, solamente que esta vez tengo ganas de sumarle más cosas a mi vida y dejar de nuevo el un solo lugar. Esta vez, ser mesera me trajo felicidades más profundas, y letras más letrosas para mi letrear diario de la vida, que creo que es mi único lugar de un solo lugar. Y justo ayer, día de un ciclo final otra vez, viene Jacqueline y me dice que la acompañe a una mesa, que hay una chica que quiere saber cómo son los argentinos porque aquí en México solamente ha escuchado cosas malas. Y ahí voy yo a responderle a la chica sus preguntas sobre esos seres que cada vez es más común verlos por nuestras calles. Solamente supe contarle del sol de aquella tierra y de que a mí me caen bien, que seguramente ha escuchado cosas malas porque la gente se conforma siempre con improvisar comentarios de gente que no conoce, que se la encuentra de repente en sus vidas pero que ese de repente es tan momentáneo que improvisan lo que los segundos les trajeron. A mí me caen bien.

Me cae bastante bien, descubrirle el ojo a la otra gente, y mirar a ver en qué lugar distinto al mío están situados, así capaz que puedo imaginarme su lugar y no improvisar que conozco una generalidad imposible de ser, dadas las particularidades con que cada uno se construye. Y como yo me construyo de repente y de improviso, así me salió un día un cuento que de veras me gustó, todo gracias a las aventuras de América. ¿En qué andará ahora? ¿Se habrá convertido en pez y estará explorando los mares que nadie conocemos? Quién sabe, el primer cuento que escribí, el primero con el que pude decir que yo hago cuentos, tiene a mi buena América de protagonista y de musa: A KARLA NO LE GUSTA EL HELADO, para quien quiera leerlo un día.

Y además, creo que la improvisación así ya tan improvisada, no me va más: hoy improvisaré, y voy a irme de aquí, a ser lo que yo soy y no una improvisación nomás porque no me queda de otra. A mí me quedan muchas otras, yo soy de las Letras, y ahí voy a andar, sin más por mientras.

Etiquetas

RAQUEL Y YO en el MAR....bailándole

RAQUEL Y YO en el MAR....bailándole

VAMOS QUE DE ESO ESTAMOS HECHOS!!!!!!!

VAMOS QUE DE ESO ESTAMOS HECHOS!!!!!!!

ultima scarica

ultima scarica
jugando a ser reggaetoneras. Antes de ir toda la noche a bailar

EL MATE:UNA POCIÓN MÁGICA.

EL MATE:UNA POCIÓN MÁGICA.
El cebador una bruja, que comparte su alma en la preparación.

Ni nunca más alguien que muera por decir "lo que millones no se animan a decir"

Ni nunca más alguien que muera por decir "lo que millones no se animan a decir"

FAN DE MAFALDA FORVER: PARA LAS ANORÉXICAS SOBRE TODO.

Y es que a mí, fiel anoréxica cuando adolescente, se me vino un día a la mente que si tan en pro de los derechos humanos, ¿qué diablos era lo que hacía tirando, escondiendo, y negándome la comida por la que otros trabajaban? Y luego resultó que, a mis mozos 18, y ya con 10 años de lectura de esta joya, recordé: MAMÁ DE MAFALDA (Raquel, para aclarar) LLORA A GRITO PELADO MIENTRAS SE PRUEBA UN BIKINI Y EL ESPEJO LE DEVUELVE LA FEA IMAGEN DE..... Al gritazo Mafalda llega y pregunta, con cara de verdadero susto, con ese rictus que solamente Quino sabía dibujar: -¿Qué pasa mamá? ¿Por qué llorás? -Porque del verano pasado a éste engordé y la bikini me queda horrenda... Y MAFALDITA, SIEMPRE LA SABIA MAFALDA: -Yo te diría que más de media humanidad no pudo engordar ni un gramo porque NO tuvo QUÉ comer...Pero vos necesitás consuelo, no quedar como una estúpida ¿verdad? NO MÁS PALABRAS....BRAVO MAFALDA!!!!!!!!!!!!!! Quino.- Mafalda 9